Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Cómo la ciencia de los datos colabora con el cuidado de los cultivos?

¿Cómo predecir el futuro? es la pregunta que muchos productores se hacen a diario mientras trabajan en sus campos; y la respuesta está más cerca de lo que creemos. La Agricultura Moderna, utiliza algoritmos avanzados para interpretar datos, decodificar patrones y descubrir el comportamiento de la naturaleza. Hoy en día es posible pronosticar la invasión de plagas, detectar la propagación de enfermedades microscópicas e incluso ayudar a los productores a prevenir los efectos del cambio climático.

Con la evolución de los algoritmos predictivos, el análisis y otras tecnologías emergentes, la Agricultura Moderna nos ayuda, en cierto modo, a predecir el futuro para ayudar a los productores a hacerle frente a los desafíos y así obtener mejores cosechas que garanticen el alimento para la población que crece. Por ejemplo, el análisis avanzado de los datos está colaborando con las herramientas de protección de cultivos.

Un control de plagas cada vez más integral

Dentro de un movimiento más amplio e integral del control de las plagas, el Big Data y las herramientas digitales en la agricultura se están implementando para controlar de manera más precisa a los insectos dañinos. Pero aún hay más, la última evolución del Big Data es el uso de varios conjuntos de datos para predecir la migración de plagas invasoras. Algunos insectos migran solo por la noche o son extremadamente pequeños, lo que hace muy difícil detectar su presencia cuando invaden un campo. Para superar este desafío, la Agricultura Moderna está explorando cómo el comportamiento de las plagas está conectado a los patrones climáticos.

La intención de esta tecnología emergente es pronosticar la migración de insectos. Tener datos precisos y en tiempo real, ayuda a los productores a adaptarse a las condiciones cambiantes. Alimentada por sensores en el campo, radares, pronósticos del clima e informes de exploración, la Agricultura Moderna está desarrollando métodos que pueden predecir con mayor precisión cuándo ciertos insectos comenzarán su invasión.

Detectar enfermedades justo a tiempo

La enfermedad en las plantas es un destructor silencioso, y los trabajadores del campo solo pueden ver los síntomas de las plantas, no el patógeno en sí. Esto plantea una pregunta desafiante: ¿cómo ver lo invisible? Los avances en los sensores ópticos pueden ayudar a la Agricultura Moderna a iluminar estas amenazas imperceptibles.

Las imágenes termográficas, similares a la tecnología utilizada en las gafas de visión nocturna, pueden monitorear la temperatura de la superficie de ciertos cultivos. Cuando las hojas alcanzan un cierto umbral, uno puede asumir con seguridad que la planta está en un estado de estrés y necesita atención.

Mediante el uso de sensores remotos de alta sensibilidad o imágenes tomadas por satélites, estas herramientas digitales pueden detectar problemas incluso mucho antes de que los síntomas visibles aparezcan. Con estas alertas, los productores podrían saber exactamente qué plantas están sanas y cuáles enfermas.

La Agricultura Moderna nos ayuda a entender a la naturaleza

La naturaleza es inmensamente compleja. Incluso en el ecosistema más pequeño, existe un conjunto diverso de variables, cualquiera de las cuales puede tener un impacto profundo en el resto del hábitat. Entonces, cuando se trata de predecir lo que sucederá en la naturaleza, la Agricultura Moderna debe confiar en algo más que en el instinto para comprender qué sucede en nuestro planeta, cómo cuidar de los cultivos, cuándo tomar cada decisión para garantizar la producción de alimentos.

Utilizando la ciencia de datos, el análisis predictivo, el aprendizaje automático y otras tecnologías emergentes, los líderes de la Agricultura Moderna están construyendo una comprensión más profunda y completa de los hábitos y patrones de nuestro ecosistema. Al aprender más, podemos hacer un uso más eficiente de cada recurso, enfrentarnos mejor a las plagas o enfermedades y sortear las desafíos que nos trae el cambio climático. Todo esto se traduce en mejores cosechas y cultivos más sanos y fuertes que, el día de mañana, nutrirán a la población en constante crecimiento.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: ~1 minuto

Agro digital: el debate sobre la propiedad y el uso de los datos llegó al campo

Vivimos en un mundo digitalizado y el agro no es la excepción. Crece la tendencia de trabajar cada vez más con monitores de rendimiento y dispositivos que permiten ajustar la aplicación de insumos, según las necesidades específicas de cada ambiente, y controlar en forma remota el funcionamiento de las máquinas o el estado de los cultivos. La agricultura digital ya es una realidad.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Big Data: hacia la nueva agricultura inteligente

En la era de la información, aplicar tecnologías como el Big Data al campo resulta imprescindible para tomar mejores decisiones que permitan optimizar recursos para la producción de alimentos.