Tiempo de lectura: 3 minutos

Automatización: una forma de producir y conservar

 

Uno de los pilares de la Agricultura Moderna está relacionado al empleo de tecnología de última generación en las prácticas del campo. En nuestra región, la búsqueda constante de innovación nos permitió contar con técnicas y maquinaria modernas que alcanzan los estándares de los países más desarrollados. Sin embargo, aún queda camino por recorrer para alcanzar la máxima automatización y digitalización de los procesos que nos permitan optimizar aún más el uso de cada recurso.

En el marco de una agricultura regida por algoritmos y análisis de datos, la automatización de los procesos es una característica fundamental: permite realizar de una manera mucho más exacta - y en muchos casos remota - ciertas tareas como la aplicación de productos, el control de las malezas e incluso el diagnóstico de enfermedades. Esta precisión es la que nos lleva al uso eficiente de los recursos y al aumento de rendimiento de cada campaña.

En nuestra región, la robótica es altamente empleada en diversas industrias de alta complejidad como la alimentaria o la automotriz, entre otras. En el caso de la agricultura, hace varios años que en Latinoamérica se emplean sensores, imágenes satelitales o maquinaria robotizada para hacer un control más detallado de los cultivos y así tomar mejores decisiones frente a los desafíos. La necesidad de aumentar la producción y hacerla más eficiente sin impactar en el medio ambiente es un gran motivo para hacer una transición de la mecánica tradicional del campo hacia la automatización moderna de la agricultura.

En este contexto, el empleo de la robótica en la producción agropecuaria crece a un ritmo constante, aunque aún nos queda mucho por innovar para llegar a los máximos estándares de automatización. 

Las innovaciones inteligentes, poco a poco, van reemplazando los procesos mecánicos y marcando la diferencia en materia de precisión, eficiencia y uso correcto de cada recurso. Por ejemplo, hasta hace unos años contábamos con dispositivos que podían recoger y posteriormente analizar los datos. Hoy, la maquinaria automática y robotizada puede recolectar e interpretar en tiempo real, enviar alertas e incluso modificar su comportamiento.

La automatización y el control remoto de ciertos dispositivos nos permiten mejorar los procesos del campo y colaboran - al mismo tiempo - con la recolección de información esencial para que los algoritmos puedan a su vez ayudar a los productores a sortear obstáculos como el cambio climático, las inundaciones, la sequía o las plagas. La robótica, aplicada a favor del campo, nos ayuda a producir y conservar, este es otro paso que damos hacia la Agricultura Moderna.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: 5 minutos

LA CIENCIA DENTRO DE UNA SEMILLA GENÉTICAMENTE MODIFICADA

A lo largo del tiempo, la industria agrícola ha evolucionado para enfrentar muchos desafíos como el cambio climático. Las semillas genéticamente modificadas (GM) pueden ayudar a los productores a ser más eficientes permitiéndoles utilizar menos recursos naturales. Muchas personas tienen preguntas sobre cómo funciona la modificación genética y por qué los productores pueden optar por cultivar semillas GM.

Tiempo de lectura: 4 minutos

La convergencia llegó al campo

Disciplinas como la biología, la química o la robótica junto a la inteligencia artificial, Internet de las Cosas, Big Data y digitalización llegaron al campo para revolucionarlo. La convergencia de todas estas áreas colabora con el agro y ayuda a mejorar las prácticas agronómicas.