Tiempo de lectura: 3 minutos

Agricultura de Precisión, ¿de qué se trata?

La Agricultura de Precisión (AP) es el conjunto de tecnologías que se aplican al trabajo en el campo como satélites, sensores, imágenes y datos geográficos, que reúnen la información necesaria para entender las variaciones del suelo y los cultivos. Gracias a la AP los productores pueden tomar decisiones más eficientes sobre las semillas que van a plantar, el campo donde van a sembrar, e incluso son capaces de predecir el rendimiento de la cosecha, lo que hace mucho más preciso el trabajo.

Sin embargo, la Agricultura de Precisión no es algo nuevo: desde hace más de 20 años que se implementan este tipo de técnicas en nuestra región. En una primera instancia, la tecnología que se utilizaba provino del exterior. Con el correr del tiempo, los técnicos locales se volvieron pioneros en la producción de herramientas y maquinaria agrícola de precisión.

La gran importancia que cobraron estas tecnologías en el sector llevó a que nuestra región evolucionara. En Argentina, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) junto con sectores privados, creó el Proyecto de Agricultura de Precisión que consolidó una red de desarrollo, fabricación y adopción de herramientas y manejo de insumos y cultivos por ambiente.  En Brasil, con la expansión comercial de las nuevas tecnologías, se desarrolló de manera exponencial la fabricación de equipos comerciales y de ingeniería desde el 2012 en adelante. 

Todos los avances, maquinarias y tecnologías que se sumaron durante los últimos años fueron brindando -cada vez con mayor precisión- información sobre la microvariabilidad del terreno, que es fundamental para entender cuáles son los diferentes tratamientos que se le debe dar a la tierra, las semillas y los cultivos. En la actualidad, la información generada por los satélites, por ejemplo, juega un rol fundamental.  Sin embargo, no es la única herramienta. Entre algunas de las tecnologías que conforman la Agricultura de Precisión, encontramos los monitores de siembra, monitores de rendimiento, sensores, equipos de dosificación variable, banderilleros satelitales y pilotos automáticos.

Las nuevas tecnologías que se complementan con las tareas en el campo generan datos e información que el productor utiliza para tomar mejores decisiones. Además, esta Agricultura de Precisión colabora con algo fundamental: el cuidado de los recursos. Cada nueva herramienta permite que los productores utilicen menos agua o puedan aumentar el rendimiento de cada porción de su campo.

La Agricultura de Precisión mejora los procesos del campo y los hace cada vez más precisos y eficientes. También nos ayuda a conservar para avanzar.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: 4 minutos

La convergencia llegó al campo

Disciplinas como la biología, la química o la robótica junto a la inteligencia artificial, Internet de las Cosas, Big Data y digitalización llegaron al campo para revolucionarlo. La convergencia de todas estas áreas colabora con el agro y ayuda a mejorar las prácticas agronómicas.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El GPS, un aliado para la precisión

En el campo existen diversas máquinas que utilizan el GPS para saber en qué lugar exacto realizar cada tarea. Desde dónde colocar una semilla hasta en qué parcela de tierra aplicar un producto para la protección de cultivos. El tractor, la sembradora y los robots terrestres, hacen un trabajo más preciso gracias al GPS.