Tiempo de lectura: 4 minutos

La revolución energética en América Latina

 

A lo largo de los últimos años, Latinoamérica se fue posicionando lentamente como un referente en materia de energías renovables. Son varios los proyectos e inversiones que ya se concretaron, y muchos otros, planificaron dentro de los próximos 5 años, que ubican a la región como una de las líderes en la generación de estas energías a nivel mundial. Los biocombustibles, los parques solares y las granjas eólicas son indicadores de un crecimiento que no cesa.

Hasta hace algunos años, las fuentes de energía se limitaban al petróleo, el gas y la electricidad (junto a la histórica leña y fuerza humana). Sin embargo, a finales de la década del ´90 empezamos a vivir una verdadera revolución energética que tuvo sus fundamentos en la necesidad de generar energías limpias, sustentables, eficientes y accesibles. Gracias a los avances tecnológicos modernos, como el análisis de los datos, los dispositivos motorizados o la inteligencia artificial, esta revolución hoy está dando frutos.

Las tecnologías de última generación que tienen las placas solares, el empleo de biomasa como combustible, el uso de sistemas eficientes que optimizan la energía, las lámparas LED que consumen menos, son todos resultados de esta revolución.

En América Latina, pasaremos de casi no tener este tipo de instalaciones a principios del siglo, a una generación de energía renovable de más de 40 Gigawatts de acá hacia el 2020, según el estudio “A pesar de los bajos costos, en América Latina sigue teniendo desafíos”  realizado por Green Technology Media (GTM) Research, una empresa líder en asesoría y análisis en la transformación de la industria eléctrica mundial. Se estima que, de acá a finales de esta década, nuestra región representará un 10 % de la demanda mundial de energía solar fotovoltaica (una fuente de origen renovable ​obtenida directamente a partir de la radiación solar).

Este asunto cobra aún más relevancia si tenemos en cuenta un dato clave. El Banco Mundial afirma que entre el 2011 y el 2030 el consumo de electricidad en América Latina y el Caribe crecerá un 80% debido al aumento demográfico de la región que provocará un aumento en el uso de aparatos electrodomésticos y eléctricos, lo que, sumado a una mayor actividad industrial, disparará la demanda de energía. La solución es clara: energía renovable, limpia y eficiente.

Frente a esta alarma, nuestra región afirma su compromiso. Según el informe “Análisis Internacional de Energías Renovables de América Latina” de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA por sus siglas en inglés), entre 2010 y 2015 en nuestra región se invirtieron más de 80.000 millones de dólares en energías renovables no convencionales. En la región, ¼ de la energía primaria total proviene de fuentes renovables, lo que nos convierte en uno de los lugares más dinámicos en el rubro.

Si bien toda la región está tomando medidas para sumarse a esta transición energética, algunos países hoy consumen más energía renovable que otros. Por ejemplo, Chile cuenta con 1.807 MW operativos, 3.250 MW en construcción y 2.680 MW contratados; México tiene la mayor capacidad de toda la región, con más de 4 GW de energía solar empleada de acá al 2019. En tanto Brasil, durante el 2017, sumó 267 MW de capacidad fotovoltaica y Argentina tiene como objetivo 2018 cubrir el 8 % de la matriz energética nacional con energías renovables.

Sin duda, la revolución energética causó impacto en América Latina. Las empresas, Estados y ONGs están comprometidos en alcanzar grandes logros en materia de energías renovables y trabajan en conjunto para accionar en busca de este propósito. Innovar nos permite evolucionar; y evolucionar nos lleva a conservar nuestro planeta. 

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: 3 minutos

Plantando energía

La agricultura tiene distintas maneras de generar energía alternativa y biocombustibles, algo esencial si queremos producir usando menos y cuidando el planeta.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Biocombustibles, un aporte para cuidar el medio ambiente

Cada vez es más común el uso de biocombustibles como fuente de energía renovable, sobre todo en los países en pleno desarrollo. Conocé qué son, cómo se producen y por qué son tan beneficiosos para el medio ambiente.