Tiempo de lectura: 5 minutos

SUELOS SALUDABLES PARA UN PLANETA MEJOR

Los productores han cuidado siempre la tierra. Comprenden, mejor que nadie, la importancia vital de la conservación del suelo y el papel que desempeña en la producción de una cosecha abundante y un planeta mejor para todos. En las últimas décadas, las técnicas para mantener la salud del suelo han sido y siguen siendo transformadas.

El avance de la siembra directa y de la labranza conservacionista

Durante los años 1980 y 1990, los productores más innovadores comenzaron a experimentar con la siembra directa y la labranza conservacionista sembrando el cultivo directamente sobre el rastrojo del cultivo anterior sin necesidad de labrar el suelo. Los productores han perfeccionado estas técnicas a lo largo de los últimos 20 años con el apoyo de una nueva generación de semillas de avanzada, mejores herramientas de protección de cultivos y una tecnología innovadora de siembra.

[unex_ce_indent_outdent_images layer-name="Layer Name" headline_markup="" img="266" image-filename="No-Till-1.png" id="content_5oui4cdss" post_id="56"]

El avance de la siembra directa y de la labranza conservacionista

Durante los años 1980 y 1990, los productores más innovadores comenzaron a experimentar con la siembra directa y la labranza conservacionista sembrando el cultivo directamente sobre el rastrojo del cultivo anterior sin necesidad de labrar el suelo. Los productores han perfeccionado estas técnicas a lo largo de los últimos 20 años con el apoyo de una nueva generación de semillas de avanzada, mejores herramientas de protección de cultivos y una tecnología innovadora de siembra.

[/ce_indent_outdent_images]

De acuerdo a las estimaciones de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), en la actualidad más del 90% de la superficie agrícola sembrada de Argentina se encuentra bajo prácticas de siembra directa. Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la erosión del suelo se ha reducido en más de un 90% desde que se comenzó a utilizar esta técnica en nuestro país durante la segunda mitad de la década del 70. Esto sucede ya que el suelo conserva su estructura, y de esta manera sus recursos, como los nutrientes y el agua, permanecen disponibles para los cultivos. La reducción de la erosión ha ayudado a que la productividad y la eficiencia agrícola aumenten, tendencia que continúa acentuándose en la actualidad.

La siembra directa y la labranza conservacionista son grandes ejemplos de cómo los productores adoptan prácticas sustentables para sus campos con el fin de cuidar la tierra. Cuando es viable, la labranza conservacionista ayuda a reducir la alteración del suelo permitiendo que el mismo retenga mayor contenido de materia orgánica y absorba más agua, lo cual es vital para la productividad de la tierra.

Mantener el carbono en el suelo es fundamental para combatir el cambio climático. A medida que los cultivos crecen, obtienen dióxido de carbono del aire y lo convierten en energía de la que las plantas se alimentan. Con el tiempo, parte de los residuos restantes - raíces, hojas y tallos - se descomponen y se convierten en carbono del suelo. Con una labranza mínima o siembra directa, el carbono se almacena en el suelo y evita que se libere a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. Además, al reducir las tareas de labranza, los productores utilizan menos combustible y, por lo tanto, disminuyen la emisión de gases de efecto invernadero.

Protección del suelo durante todo el año: cultivos de cobertura

Otra práctica agrícola de rápido avance con beneficios de sustentabilidad, es el uso de cultivos de cobertura que se plantan entre los cultivos primarios con el objetivo de proporcionar cobertura al suelo. Hoy en día, los productores modernos están avanzando en su uso y encuentran las combinaciones adecuadas para mejorar la eficiencia de la producción, la salud del suelo y hacer un uso más eficiente del agua.

shutterstock_566081860 copyshutterstock_566081860 copy

Los principales beneficios ambientales de los cultivos de cobertura son la reducción de la erosión del suelo, el incremento en la disponibilidad de nutrientes y contenido de materia orgánica, y la retención de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono.

Además, los diferentes tipos de cultivos de cobertura también ofrecen distintos beneficios para los productores. Si tienen problemas de erosión o compactación de suelos esto puede dificultar enormemente el crecimiento de las raíces de los cultivos; las raíces de las gramíneas como la cebada, el centeno y el Triticale, pueden contribuir a la sustentabilidad de los sistemas, especialmente en regiones semiáridas ya que sus raíces en forma de cabellera les permiten explorar mayor superficie de suelo ayudando a la estabilidad de la estructura, mejorando la captación y redistribución del agua de lluvia y reduciendo la erosión tanto hídrica como eólica.

Si lo que se busca es mejorar la fertilidad del suelo, pueden utilizar leguminosas fijadoras de nitrógeno como la Vicia villosa ó Vicia sativa. Las bacterias naturales del suelo, llamadas rizobios, captan nitrógeno de la atmósfera y lo fijan a las raíces de las leguminosas. Cuando los cultivos mueren, el nitrógeno y otros nutrientes quedan disponibles para la siguiente campaña.

Soluciones para suelos saludables y un mejor planeta

La Agricultura Moderna está ayudando a los productores a mejorar la salud de los suelos a través de herramientas digitales como el análisis avanzado de datos que les permite nutrir sus suelos y mejorar la productividad, generando beneficios ambientales concretos como el almacenamiento de carbono en el suelo y la reducción de la erosión.

Gracias a que los productores trabajan activamente para proteger la tierra, hoy nos encaminamos a un futuro de campos más eficientes y productivos a partir de suelos saludables.

[unex_ce_side_by_side_images layer-name="Layer Name" rear_image_url="452" rear_image_url_filename="module_callout_1-copy-3.png" front_image_url="453" front_image_url_filename="module_callout_2-copy-4-1.png" id="content_0ht6ksfsc" post_id="56"]

Soluciones para suelos saludables y un mejor planeta

La Agricultura Moderna está ayudando a los productores a mejorar la salud de los suelos a través de herramientas digitales como el análisis avanzado de datos que les permite nutrir sus suelos y mejorar la productividad, generando beneficios ambientales concretos como el almacenamiento de carbono en el suelo y la reducción de la erosión.

Gracias a que los productores trabajan activamente para proteger la tierra, hoy nos encaminamos a un futuro de campos más eficientes y productivos a partir de suelos saludables.

[/ce_side_by_side_images]

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: 3 minutos

CONOCÉ TODOS SOBRE LOS CULTIVOS DE COBERTURA

Los cultivos de cobertura son fundamentales, no solo porque colaboran en el proceso de cultivo de todo tipo de granos, sino también porque ayudan a preservar el estado de los suelos.