Tiempo de lectura: 4 minutos

La revolución tecnológica y la innovación agrícola en Argentina

 

La innovación permite que el agro evolucione al ritmo de las nuevas tecnologías. Comenzando por la Internet de las Cosas y la Nube que son aliados estratégicos para mejorar la productividad y anticiparse a catástrofes climáticas. Siguiendo por los dispositivos móviles que permiten medir la temperatura ambiente, la humedad, la presión atmosférica, entre otras variables, para transmitir esos datos a los sistemas de riego y climatización para que a su vez respondan a los cambios en las condiciones del clima o del suelo. Se suman los sistemas de riego inteligentes, otro avance para determinar qué cantidad de agua utilizar de a acuerdo a su propia medición de humedad y su habilidad para tener en cuenta el pronóstico del tiempo. El agro entiende que la revolución tecnológica representa una buena oportunidad para hacer frente a los problemas clásicos de forma más eficiente tanto por reducción de costos como por incremento de la productividad.

Las soluciones novedosas ya están siendo empleadas en todo el mundo y nuestro país no es la excepción. Argentina cuenta con varios desarrollos para móviles que dan soluciones al campo.  Una de destacada performance es Auravant, una aplicación que mediante la lectura de imágenes aéreas tomadas desde un dron o un satélite obtiene información para aplicar la dosis justa de fertilizantes. Esta app fue desarrollada por dos jóvenes recibidos en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) con experiencia en empresas de telecomunicaciones. En la actualidad, brindan servicios a productores en 1.000 hectáreas y tienen proyectado extenderse a otras 30.000. En sus estimaciones, calculan que gracias a la correcta aplicación de fertilizantes se pueden lograr ahorros de hasta 70 dólares por tonelada.

Sepa Móvil es otra aplicación argentina desarrollada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Su fuerte es obtener de manera libre y gratuita datos sobre el clima, la topografía, los suelos y el estado del cultivo en una campaña determinada y en cualquier punto del país. Gracias a esta herramienta, cualquier productor puede ver las precipitaciones de los últimos 7 días y de los últimos 30, la temperatura máxima y mínima de abrigo de los últimos 7 días, la distancia y dirección de la estación del INTA más cercana y el tipo de suelo, entre otros datos. Además, permite comparar los índices de vegetación de la campaña actual con los máximos, mínimos y promedios históricos desde el año 2000.

Otra de las creaciones tecnológicas argentinas para ayudar al campo es  SprayGuru, una app que captura los datos del clima del lote e indica en forma inteligente el nivel de evaporación del momento, una variable sumamente importante al encarar una pulverización. El programa lee una tarjeta hidrosensible y, por intermedio de su cámara fotográfica, brinda toda la información técnica necesaria para evaluar los resultados de una pulverización, de forma fácil e intuitiva. Tamaños de gotas, volúmenes, proyecciones, promedios y lecturas sumamente útiles en formato de texto, gráfico y Excel, preparados para ser compartidos por email o redes sociales.

Además de estas aplicaciones que ya están funcionando en los campos argentinos, existen otros proyectos en etapa de desarrollo. Un ejemplo es Intelydron, un dron pensado por profesionales de la Universidad Nacional de Córdoba, que está dotado de sensores y tiene capacidad de vuelo autónomo para realizar tareas de monitoreo con técnicas de telecomunicaciones, inteligencia artificial y visión por computadora de última generación. Gracias a ésta tecnología, se podrán detectar anomalías en el cultivo, realizando un control más preciso de plagas y malezas. El alerta temprana en este tipo de problemas brinda importantes ahorros al productor.

Gracias a estas nuevas herramientas, fruto del talento y la iniciativa local, el trabajo en el campo se vuelve más preciso, permitiendo optimizar las decisiones de negocio, gestionar y monitorear la siembra de manera sencilla desde smartphones o tablets. La transformación tecnológica en el agro sigue una curva ascendente que tiene cada vez más y mejores ideas para volver más eficiente la producción con el menor uso de recursos posible. Nuestro país ya acompaña esta ola de innovación.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de lectura: 3 minutos

Agricultura para un futuro sustentable

En 30 años, la población será de 9 mil millones de personas; y la agricultura deberá encontrar maneras eficientes de seguir alimentando al mundo mientras cuida el planeta.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El CALENTAMIENTO GLOBAL Y LOS RIESGOS PARA LA AGRICULTURA

Se estima que, en el año 2050, las temperaturas medias superarán los récords del último siglo y, en consecuencia, se producirán considerables pérdidas de productividad sobre las cosechas.